19.7.17

Diario de lectura: Junio.


Reto de lectura, junio: Leer solo novelas. 



En español: 

- La sed. Adriana Diaz Enciso. 

En inglés: 

- Horrorstör. Grady Hendrix. 

Fuera de programa: 

- Breakfast at Tiffany’s. Truman Capote. 

Los tres libros tienen poco en común. La calidad, sí, y el hecho de que dos de ellos son novelas de terror —mas incluso tratan de muy distintos tipos de terror. 

“La sed” es una espléndida novela de vampiros que se vuelve una reflexión existencial, y que por derecho propio debe situarse junto a otras grandes novelas del género en cualquier idioma. “Horrorstör” es una sátira sobre tiendas departamentales disfrazada de novela de fantasmas, una espléndida puesta al día de los mejores autores del ramo en Estados Unidos —tiene algo de Ira Levin, algo de Stephen King (sí, de King, quien tantos y tantos buscan imitar y tan pocos lo consiguen), pero sobre todo una voz más bien única. El tercer libro es una colección, que incluye una novela corta y tres cuentos. Una buena muestra de la maestría de Capote —aquí, la vertiente aparte de sus relatos del “Gótico sureño”, lo que lo aparta de los otros dos. 

No es posible escoger un mejor de entre los tres libros, pero han sido auténticas sorpresas. 


11.7.17

Diario de lectura.

Reto de lectura, junio: Leer solo novelas. 



- La sed. Adriana Diaz Enciso. Sandra, una joven mexicana que mal lidia con la muerte de su padre años atrás. El entretenimiento que dos hombres distintos le proveen apenas la distrae de su hastío existencial. Izhar, un joven egipcio que huyó de la pobreza refugiándose en Europa, hasta que conoció a alguien que le mostró los abismos más profundos de la existencia. Samuel, un acaudalado caballero inglés cuya existencia abarca siglos. Pues no es difícil sobrevivir cuando se es alguien que volvió de la muerte, cuando se es un vampiro. El destino enlazará fuertemente a estos tres. Su búsqueda de significado sembrará tanta muerte y desolación a su paso…

Extraordinaria novela de la escritora sui generis que es Diaz Enciso. Consigue hacer con el tema del vampiro lo que tantos autores en tantos idiomas han ensayado y muy pocos han logrado: el monstruo como un reflejo de la angustia existencial de toda la humanidad. Con una prosa que exige leerse lenta y gozosamente y con personajes tan inolvidables como inescrutables, mas un muy cuidado sentido de lo fantástico. Sumamente recomendable. 


15.6.17

Diario fílmico.




- Acapulco, la vida va (2013, Dir. Alfonso Serrano Maturino). Mariano ha invitado a sus dos mejores amigos, Justo y Antonlín, a viajar a Acapulco, como lo hicieron… hace cincuenta años. Tiene tres motivos para hacerlo: Porque han sido los mejores amigos desde hace años, y esto es una celebración de los mejores tiempos. Porque piensa buscar a Carmen, una mujer con quien tuvo un intenso amorío en su juventud. Y el tercero no quiere decirlo, pero tiene que ver con una pistola que lleva en la maleta…

Una comedia que sorprende por la sinceridad de su guión, sus magníficas actuaciones y la manera en que consigue profundas reflexiones partiendo de situaciones más o menos ordinarias. La estructura es aparentemente sencilla, y lo mismo los personajes. Pero hay más aquí que lo que aparece a primera vista. Tómese en cuenta, por ejemplo, el desarrollo de los personajes y los apuntes mas bien irónicos sobre el camino que cada uno tomó en la vida —mejor dicho, que creyó tomar, pero que en realidad los conduce a destinos casi ineludibles. 

Una película en apariencia sencilla, amena y de interés. 

Diario fílmico.




- Wonder Woman (2017, Dir. Patty Jenkins). Diana, princesa de las Amazonas, salva la vida de un piloto que cayó a su isla por accidente. A partir de ahí, ella emprenderá un viaja al mundo de los mortales —nada menos que a la primera guerra mundial, donde cumplirá su destino de enfrentarse a Ares, dios de la guerra y causante de todos los conflictos. 
Bueno, esa es la leyenda. En realidad, Diana tendrá que enfrentarse a una cuestión aún más oscura: la maldad natural que yace en el corazón de todo ser humano…

Ha habido muchas películas de superhéroes en los últimos años. Esta, sin embargo, es notable por varias razones. De entrada está el asunto obvio: Es de las pocas películas recientes sobre una heroína en vez de un héroe (de hecho, es la primera película de este tipo específicamente con protagonista femenina en varios años. Ha habido otras, sí, pero más distantes), y para el caso con una directora. Y hay algo más: la mayoría de estos filmes recientes han tendido a oscilar entre el cinismo casi nihilista y el entretenimiento banal. La mayoría tienden a sugerir una actitud de reverencia a la autoridad (los supuestos héroes), sin que se les pueda criticar sus faltas. Pues bien, ésta toma un camino distinto. Sin hacer menos a su personaje, la película prefiere más bien hablar de los horrores de la guerra y hacer algo que parecía casi imposible: Hacer de su protagonista un símbolo de esperanza. ¿Cuantas películas de este tipo ha habido en que la protagonista le eche en cara a un general su tendencia a pensar en los subordinados como estadísticas y no como personas? 

Y eso sin dejar de ser el entretenimiento que también es válido buscar: Es una película de acción en toda regla, pero también una reflexión (un poco ligera, si se quiere) sobre la importancia de la entereza moral en situaciones que parecen imposibles. 

Quizá la reflexión no sea tan ligera como parece…